Un pregón emotivo y cálido

Ismael Crespo, durante el pregón

Ismael Crespo ha sido el encargado, en nombre del grupo Bailío Teatro de Caspe, pregoneros y Compromisarios de Honor, de leer el pregón que ha dado comienzo oficial a la fiesta del Compromiso de Caspe 2011. Ha sido un pregón emotivo y cálido, pero mejor leedlo vosotros mismos. Os lo pasamos íntegro:

“¡Uyyy!  599  ¡Casi! Ya no se puede estar más cerca.

Buenas noches, pues si otra vez aquí, encantado de personificar al grupo de teatro Interpeñas, denominado luego Bailío Teatro Interpeñas, que inició allá por 1998 las representaciones de la Crónica del Compromiso de Alfonso Zapater. Durante los cinco primeros años ustedes… bueno, vosotros. Vosotros y nosotros, el grupo de teatro, y los que se incorporaron en los primeros castings, los que se nos unieron por un tiempo y los que todavía perduramos en la andadura teatral, fuimos poniendo los cimientos, incluso incorporamos bellos elementos arquitectónicos, ideas, tiempo y trabajo, mucho trabajo para que fueran dando forma a esta conmemoración.

Luego fueron otros los que arrimaron el hombro. Unos dejamos paso a otros y así las fiestas siguieron avanzado y creciendo, y siendo cada vez más populares. Sí, digo populares, porque la gran
mayoría de actos, por no decir la totalidad, o han emanado del pueblo o somos el pueblo quienes los llevamos adelante. Hemos hecho probaturas, recreado o inventado acciones que creemos pudieron producirse. Nos hemos organizado en grupos, barrios o simplemente alrededor de una propuesta, con la sola intención de ver si la idea cuajaba. Y lo que podría haber quedado en un monumento
inerte, en forma de acto aislado para recordar un acontecimiento histórico, vosotros, el pueblo de Caspe, entendisteis muy bien, que no era eso lo que se os proponía. Y cual doctor Frankenstein le disteis ese soplo, que le dio vida y ha terminado por convertirse en lo que hoy es.

Gracias a la colaboración de muchos, por no decir de todos vosotros, gracias a las diversas direcciones que han estado al frente de cualquiera de las actividades, en especial el acto central, o de la coordinación de todos los actos, y gracias a las diferentes corporaciones que han pasado en estos años por el  Ayuntamiento y que han apostado por la continuidad de la conmemoración y sus festejos. Todos juntos hemos logrado unas fiestas de varios días de duración, que han sido declaradas de interés turístico regional. Unas fiestas vivas, que cumplen 14 años y que el
año que viene tendrán su particular “puesta de largo”. Si ese es un momento crucial para la vida de cualquier joven, así ha sido visto durante muchos años en nuestra cultura y otras aún lo mantienen, también lo será para nuestra celebración. Es el paso a la edad adulta y esa alegría y alborozo con la que las fiestas se desarrollan, pasan o deberían pasar a ser una seña de identidad que identifique y distinga a esta ciudad y la haga única y merecedora de recibir visitas, miles y miles de ellas, con motivo de las fiestas o para visitar algo más tangible.

Eso debe suceder el año próximo y nuestros dirigentes deben procurar y asegurar  el soporte económico que permita al pueblo en general seguir generando ilusión, fiesta y un atractivo que ofrecer  al resto del mundo, a ese mundo al que ya se asombró en 1412 y ahora también al que se descubrió después.

Ya casi para finalizar, me gustaría usar un símil. Quisiera ahora volver un poco al campo “artístico” en el que me muevo y explicarles que toda obra teatral está compuesta de escenas y cada una de ellas tiene un punto álgido o climax, y además tiene uno general que es el climax de toda la obra. Pues bien, estos catorce años vamos a suponer que han sido escenas. Hemos vivido y creado diferentes  climax; una vez ha podido ser un acto como una farsa, otra el concurso de trajes o el
de comida sefardí, la muestra de artesanía o el mercado, la llegada de los compromisarios y así un largo etcétera de actos.

Pues atentos, el año que viene tiene que ser “el climax” de las fiestas y todos debemos esforzarnos por ser un pueblo que disfruta de unas fiestas de las que hace partícipe a todo aquel que nos visita.

Ahora bien, la obra no acaba ahí. Esta obra no tiene final y debemos preguntarnos ¿Y después qué? Pues después, a seguir igual. Está claro que no podemos ser tan egoístas y quedarnos parados ¡Como yo ya me lo he pasado bomba en el centenario que me ha correspondido, el que venga atrás que arree! Desde aquí os digo que no, que el 2013 debe ser el inicio, la puesta en marcha de ese otro centenario que seguramente muchos, todos los que hoy estamos aquí, no llegaremos a ver, pero debemos intentar que cuando llegue, nuestros descendientes puedan disfrutar de estas fiestas como nosotros nos disponemos a hacerlo hoy.

Mostremos entonces nuestros mejores deseos, nuestras ganas y nuestro mejor hacer en pos de unas fiestas del pueblo y para el pueblo. Yo os digo, vamos a pasarlo genial.

¡Qué comiencen pues los festejos!

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actuaciones, Imágenes, Protagonistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s